Ley Bustos (Nulidad del despido)

La Ley 19.631, conocida como “Ley Bustos”, incorporó al artículo 162 del Código del Trabajo una sanción al empleador, que consiste en que el despido de un trabajador no produce el efecto de poner término al contrato de trabajo si el empleador no le comunica por escrito el estado de pago de las cotizaciones previsionales correspondiente, adjuntando los comprobantes que lo justifiquen. La Ley Bustos es aplicable a todos los trabajadores y trabajadoras sin excepción, incluidos los temporeros y trabajadores de casa particular.
Para que el despido sea válido, el empleador(a) debe acompañar, al aviso de término de contrato, los certificados que acrediten el pago de las siguientes cotizaciones previsionales:

1. De pensiones, AFP o IPS.
2. De salud, Fonasa o Isapre.
3. Del seguro de cesantía (Ley 19.728), si correspondiere.

El empleador(a) debe comprobar que todas estas cotizaciones están pagadas para proceder al despido; en caso contrario, no podrá poner término al contrato de trabajo. Esto significa que el empleador debe seguir pagando al trabajador afectado las remuneraciones y demás prestaciones contempladas en el contrato, hasta que haya convalidado debidamente el despido.
CAUSALES DE TERMINACION DEL CONTRATO DE TRABAJO EN QUE SE APLICA LA SANCIÓN POR EL NO PAGO DE LAS COTIZACIONES PREVISIONALES Las del artículo 159, Nºs 4, 5 y 6 del Código del Trabajo; esto es, vencimiento del plazo del contrato de trabajo; conclusión o término del trabajo o servicio que dio origen al contrato, y caso fortuito o fuerza mayor. Las del artículo 160: que corresponden a las causales imputables al trabajador y que el empleador puede invocar cuando estima que el trabajador ha incurrido en negligencia, falta de probidad, abandono del trabajo, entre otros. Las del artículo 161: necesidades de la empresa, establecimiento o servicio, o desahucio. Esta ley no aplicará cuando el contrato termine por renuncia voluntaria o muerte del trabajador, o por el mutuo acuerdo entre el empleador y el trabajador

El trabajador que es despedido sin que el empleador haya acreditado el pago de las cotizaciones previsionales devengadas hasta el último día del mes anterior al despido, debe hacer la denuncia ante la Inspección del Trabajo que corresponda al domicilio del empleador.

El empleador que ha puesto término a la relación laboral sin haber pagado las respectivas cotizaciones previsionales, tiene la obligación de integrar al trabajador la totalidad de las remuneraciones e imposiciones correspondientes al periodo comprendido entre la fecha del despido y la de envío o entrega de la comunicación de pago de las cotizaciones adeudadas, con la documentación de las instituciones respectivas que lo acrediten. El trabajador(a) no estará obligado a trabajar durante ese periodo. La obligación de pagar las remuneraciones y demás prestaciones consignadas en el contrato de trabajo no será exigible cuando el monto adeudado por imposiciones morosas no exceda la cantidad menor entre el 10 por ciento del total de la deuda previsional o 2 UTM, y siempre que dicho monto adeudado se pague dentro de un plazo de 15 días hábiles contados desde la notificación de la demanda respectiva. Además, el empleador(a) no puede dejar sin efecto el despido en forma unilateral; sólo podrán hacerlo ambas partes de común acuerdo. En este último caso, la relación laboral continuará vigente en los mismos términos pactados, pero el empleador(a) deberá ponerse al día en el pago de las cotizaciones morosas.

WhatsApp WhatsApp us